MEMORIA DE ELSA RAMOS

Lugares donde viví: Santo San Pedro, Pza del cordón, avd Viñalta, Casas del hogar.

Fecha de nacimiento: 1970

Colegio: Filipenses, la salle

Mi juguete favorito: Nancy pelirroja

Jugaba: a Rayuela, pilla pilla.

Mi primera colonia: Chispas

_____________

Ser adolescente en los 80, suena bien pero los 80 de Palencia son un poco los ochenta de Madrid, de la movida y de Tierno Galván y son un poco cualquier otra cosa que no se parezca a Madrid, que este lejos de Madrid y de lo simbólico de esta ciudad.

Ochenta y Medias de colores, ochenta y “quiero ser mamá”, ochenta y “la píldora rosa”.  Los ochenta son también el olor a tiendas de ultramarinos donde venden bacalao en sal, son el olor al incienso de la compañía de Jesús donde Elsa celebró su comunión y los ochenta son las flores blancas de mayo del colegio Filipenses. Los ochenta son también un abrupto traslado de colegio en mitad de curso. Los ochenta de Elsa son Plaza Mayor los domingos; Vinazos y cañas los viernes en La Perla. Los ochenta son el olor de la tienda de la Calle Mayor donde compraba la revista de Esther y más tarde a las novelas de Chris. Es el sabor agrio que tienen los abisinios de la pastelería buen gusto o López.

Los ochenta son babis azules y blancos, traje de callitos comprados en el patio Castaño, trajes de estar en casa, camisitas y pantaloncitos a juego, la grunding a color, nombres bordados delicadamente, jerseys que pican mucho o el me hago pis ábreme que L está en el baño, la pelota azul y ligeramente granulada que estaba más veces en la calle que, en el balcón.  También los ochenta son aquel anuncio que cantaba “tu primer viaje, tus primeros aplausos, tu primera amiga…tu primera colonia chispa de dana…” Una colonia unisex antes del boom de calvin Klein.